lunes, 29 de diciembre de 2014

Pensamientos de Einstein sobre SETI

Pensamientos de Einstein sobre SETI
"¿Por qué debería la Tierra ser el único planeta que soporte la vida humana?", preguntó el físico en 1920.
Por Tony Reichhardt

Crédito: aeon.co

El lanzamiento durante este mes de una edición digital de los documentos de Albert Einstein me tenía a la caza a través de las obras del gran hombre de cualquier mención de los viajes espaciales. Es cierto que Einstein murió dos años antes del lanzamiento del Sputnik 1 en 1957, pero la gente había estado teorizando sobre el vuelo del cohete durante décadas por entonces, incluyendo algunos, como Hermann Oberth, en la Alemania natal del físico.

Desafortunadamente, esta primera versión digital sólo cubre la vida de Einstein hasta 1923, alrededor de la época en que Oberth comenzó a escribir acerca de los vuelos espaciales. Así que ni un solo éxito esperen para la búsqueda de términos como "cohete" o "viaje espacial". Supongo que tendremos que esperar a los volúmenes posteriores.

Hubo, sin embargo, un elemento interesante en enero de 1920, una referencia a un artículo en el Daily Mail de Londres, cuyo corresponsal había pedido al pronto a ser laureado con el Nobel sus opiniones sobre la vida extraterrestre. El pionero de la radio Guglielmo Marconi había contado recientemente al mismo periódico acerca de las señales misteriosas que especulaba podían haber venido de Marte. ¿Qué pensaba Einstein?

"Hay muchas razones para creer que Marte y otros planetas están habitados", respondió el profesor. "¿Por qué la Tierra sería el único planeta que soporte la vida humana? No es singular en cualquier otro aspecto. Pero si existen criaturas inteligentes, como podemos suponer que lo hay en otros lugares del universo, no debería esperar que traten de comunicarse con la Tierra inalámbricamente [por radio]. Los rayos de luz, la dirección de los cuales se puede controlar mucho más fácilmente, sería más probablemente el primer método intentado".

La desestimación de Einstein de lo que hoy conocemos como radio SETI (Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre) puede sonar sorprendente, teniendo en cuenta que es exactamente la región del espectro donde se han realizado la mayoría de las búsquedas al día. Pero en 1920, a Einstein le faltaba un poco de información clave. La razón por la que las búsquedas de radio se ven favorecidos por la SETI moderna es que las ondas de radio largas penetran más fácilmente el polvo omnipresente en el espacio interestelar que bloquea a la luz de menor longitud de onda de llegar a nosotros. En 1920, los astrónomos aún no habían entendido la naturaleza del polvo interestelar.

El padre de la teoría de la relatividad de hecho puede haber tenido razón. Las búsquedas SETI ópticas por equipos en Harvard y otros lugares están disfrutando de una especie de renacimiento, aunque tienen el inconveniente de buscar sólo haces de luz que tendrían que estar dirigidos deliberadamente en nuestra dirección, en lugar de las señales de radio que se propagan como ondas en un estanque.

Por cierto, la búsqueda de la palabra "Marte" en documentos digitales de Einstein también presentó esta línea quizás inusualmente misantrópica de una carta enviada en febrero de 1917: "Es una lástima que no vivamos en Marte y sólo observemos las payasadas desagradables del hombre por telescopio".

No hay comentarios:

Publicar un comentario